Embalaje de madera para transporte marítimo internacional

“Necesito un embalaje de madera para transporte marítimo internacional, ¿qué especificaciones y normativa debe cumplir?”

Esta es una de las preguntas que más nos hacemos ante la primera exportación vía marítima, en el post de hoy vamos a intentar aclarar todas las dudas que surgen.

Antes de meternos en la normativa vamos a detallar las especificaciones que este embalaje debe cumplir.

El transporte marítimo somete a nuestra carga a grandes esfuerzos de tipo físico y de tipo químico:

  • Físico, debemos tener en cuenta a la hora de elegir embalaje que éste debe ser resistente a esfuezos en prácticamente todas las direcciones (a diferencia de otros tipos de transporte), por lo que la carga a transportar debe ser lo más solidaria posible a la caja (evitar todos los movimientos internos) y ésta estar dimensionada y diseñada para absorber todos estos esfuerzos externos a los que va a ser sometida.

  • Químico, por otra parte las condiciones ambientales de este transporte (% humedad relativa, concentración de agentes corrosivos,…) pueden provocar daños en la carga, por ello es necesario garantizar un ambiente neutro alrededor de la misma que garantice una ausencia de agentes corrosivos y humedad. Para ello la forma más extendida y eficaz es acondicionar la carga en una bolsa aislante (de aluminio) cerrada de forma estanca y acompañada de sales desecantes en su interior que absorban la humedad inicial que hay dentro de la bolsa (para el cálculo de cantidad y tipo de sales ver el siguiente post). Otra forma muy extendida de protección es la utilización de plástico retractil (adaptable al controno de la carga) para que la pieza a embalar contenga en su interior la menos cantidad de aire posible. En la siguiente imagen podemos ver una pieza retractilada con plástico blanco opaco con protección UV (resitencia a la radiación solar). También debemos conocer otros productos que existen en el mercado como el plástico VCI, Netnocor, etc.

 

En cuanto a normativa exigible al embalaje de madera, la norma que debemos seguir es la ISPM / NIMF en su apartado Nº15, que regula las características que debe cumplir la madera para poder ser importada en otro país, a continuación os dejamos el enlace a la versión española e internacional de esta norma:

NORMA TÉCNICA FITOSANITARIA ESPAÑOLA

NORMA NIMF Nº15 (INTERNACIONAL)

Debemos tener en cuenta que todo embalaje de madera conforme a esta norma debe estar debidamente identificado con el sello que refleja el tipo de tratamiento al que ha sido sometido y el nº de identificación del fabricante (más info).

Como conclusión ,ante la necesidad de un embalaje de madera para transporte internacional marítimo, debemos selecionar un embalaje resistente que absorba los esfuerzos externos y acondicionar bien nuestra carga en él de forma que esta  carga y el embalaje formen un único sistema referencial, posteriormente si es necesario debemos aislar debidamente la carga del ambiente exterior usando cualquiera de los sistema de detallamos con anterioridad, en cuanto a la normativa este embalaje debe llevar su correspondiente marcado y disponer de un certificado de conformidad del mismo por parte de fabricante, aunque éste no es de obligatoria exigencia, puede ser requerido por el país de destino si lo cree necesario.

Detectores de Impacto Electrónicos

En posts anteriores hemos hablado de la variedad de dispositivos de control que existen en el mercado, en éste vamos a profundizar en los de tipo electrónico o “loggers”. Cuando la carga a transportar, por sus características constructivas, requiere de un mayor control, es necesario el uso de estos elementos ya que son capaces (a diferencia de los mecánicos) de medir aceleraciones puntuales o continuadas de pequeño módulo en los tres ejes, definiendo la dirección y sentido de las mismas. Estos dispositivos constructivamente disponen de un acelerómetro interno además de sensores de humedad, luminosidad y temperatura en función del modelo.

40397-2823937

Estos loggers son capaces de medir y grabar en su memoria interna gran número de datos siendo una herramienta muy eficaz a la hora de monitorizar un transporte completo. Dependiendo del fabricante y de las necesidades del cliente estos dispositivos son capaces de almacenar datos de: intensidad lumínica (ante una apertura del embalaje), temperatura, humedad y por supuesto impactos en los tres ejes (en función de la resultante G).

detectores de impacto digitales

Su batería tiene una vida aproximada de dos años aunque este dato varía en función del dispositivo y de la frecuencia de grabación de datos. Esta batería se podría reemplazar pasado este periodo o incluso en algunos casos aumentar con otra pila del tipo comercial AA/AAA.

Disponen de un interface específico que permite gestionar el dispositivo de forma sencilla y eficaz, además su conexión se efectúa en la mayoría de dispositivos de forma inalámbrica. Permiten también gestionar el almacenamiento del mismo, designando entre otras cosas la frecuencia de muestreo y los valores máximos permitidos pudiendo ajustar alarmas de incidencia.

En la siguiente imagen podemos ver una ventana de un software / interface para un dispositivo de control concreto.

interface detector de impacto

Estos datos se exportan de forma sencilla a una hoja de cálculo para su posterior tratamiento y análisis, pudiendo guardar los datos en distintas extensiones para garantizar su compatibilidad con los diferentes programas.

Como hemos visto estos dispositivos son más complejos en su construcción que sus “hermanos menores” ( detectores de impacto mecánicos), pero permiten un seguimiento más exhaustivo de todo el proceso de expedición y transporte, lo que permite conocer en todo momento el lugar, la fecha / hora y la magnitud de cualquier impacto o agente nocivo que pueda dañar la mercancía, facilitando la evaluación de responsabilidades ante cualquier imprevisto.

Detectores de Impacto

En anteriores posts hemos tratado los distintos métodos para elegir un buen embalaje pero… ¿como podemos saber si nuestra mercancía, más o menos frágil, ha recibido algún impacto durante el transporte? Para este fin en el mercado existen varios dispositivos que captan dicho impacto y lo muestran de forma visible.

Ahora bien, primero tendremos que definir que tipo de detector necesitamos para nuestra mercancía, para ello debemos tener en cuenta el volumen y el peso. Estos dispositivos miden aceleraciones en uno o varios ejes (dirección y sentido) y para su tarado de funcionamiento se basan en la constante gravitatoria en forma de fuerza g.

Debemos tener en cuenta que la fuerza g es proporcional al peso de la carga, es decir si tenemos una carga de 1.000Kg y un detector de impacto para 10g, éste detectaría impactos resultantes superiores a: 1.000 Kg x 9,8 m/s² x 10 = 98.000 N = 10.000 Kg-Fuerza, mientras que para una carga de 10 Kg el mismo detector de impacto captaría impactos resultantes de 10 Kg x 9,8 m/s² x 10 = 980 N = 100 Kg-Fuerza.

De esta manera, vemos de forma sencilla que para pesos y volúmenes bajos necesitaremos detectores para fuerzas g “altas” y para pesos y volúmenes altos detectores para fuerzas g “pequeñas”. A continuación podemos observar una tabla de un fabricante que muestra el tipo de dispositivo en función del peso y del volumen:

Detector de

Una vez definido el impacto que queremos medir, ahora tendremos que seleccionar entre detectores que miden el impacto en un solo eje o detectores que lo miden en varios ejes para ello debemos tener en cuenta la dirección de los posibles impactos a los que pueda ser sometido la carga.

Detectores de impactoLa mayoría de estos detectores que hemos citado (de tipo mecánico) sólo son capaces de medir un sólo impacto (el primero que supere la tara) por lo que si necesitamos una monitorización más exhaustiva  de todo el proceso de envío existen otro tipo de dispositivos, en este caso electrónicos, con memoria no volátil que permite la grabación periódica de datos (incluso por debajo de 1g) así como la medida de otros factores como humedad relativa, intensidad lumínica (para detectar una apertura no deseada de la caja), temperatura, ….

Detector de impacto eléctronico

Como hemos visto en este post el catálogo de detectores de impacto es muy amplio, por lo que es necesario conocer que tipo de producto vamos a necesitar. Como resumen podemos clasificarlos por su forma constructiva como: mecánicos y electrónicos, y por su rango de funcionamiento como muy sensibles (1-15g), sensibles (15-37g) y poco sensibles (37-75g). Una vez seleccionado el dispositivo idóneo podremos saber de forma eficaz si nuestra carga ha viajado de forma “segura”.

Plástico Burbuja

En el post de hoy vamos a desarrollar un elemento muy empleado en el embalaje, el film alveolar, más comúnmente conocido como plástico de burbujas.

 Este tipo de film puede ser empleado en el embalaje de objetos frágiles y de pequeño tamaño, como en el embalaje de piezas de uso industrial, así como aislante en sectores como la construcción.

Plástico 1

Este tipo de film es un material transparente y flexible, compuesto por láminas de plástico de  polietileno unidas entre sí por  métodos mecánico-térmicos, lo que permite la formación de las burbujas de aire, su principal característica, estas burbujas le aportan excelentes propiedades de amortiguación y de aislación.

 

Tipos de film burbuja

 

Film burbuja de 2 capas o Simple:

Plástico 2 Este tipo de film burbuja está compuesto únicamente por dos láminas de polietileno, lo que hace que su proceso de fabricación sea muy sencillo.

La primera lámina o capa empleada pasa por un cilindro agujereado que succiona a esta por presión, seguidamente se sella con la segunda capa por medio de calor, lo que hace que se creen las burbujas de aire.
Plástico 3

                                                     Cilindro agujereado

 

Film burbuja de 3 capas o Cerrado:

Plástico 4El film burbuja de 3 capas o cerrado está con puesto por 3 láminas de polietileno, lo que lo hace más resistente que el film simple.

El proceso de creación tiene pocas diferencias con respecto al film simple, la diferencia fundamental, como su propio nombre indica, es que se le añade una tercera lámina de polietileno por encima, creando una especia de segunda burbuja que amortigua los impactos, lo que hace que  este tipo de plástico sea más resistente y mejore sus propiedades.

Características del film burbuja.

 Espesor:

El film de burbuja se puede presentar en diferentes espesores medidos en gramos por m2

Espesor Tipo de Burbuja
30g/m2 Burbuja muy fina, más económica.
40g/m2 Burbuja comercial
50g/m2 Plástico de burbujas estándar y muy recomendable para todos los usos en embalaje
60g/m2 Pompas fuertes, uso profesional
70g/m2 Papel burbuja muy fuerte y resistente.
más de 80 Extrafuerte, no es muy común en el embalaje

 

Laminado:

Plástico 5

Plástico 6

 

Como usar el Film burbuja

Una de las preguntas más habituales a la hora de embalar productos con film burbuja es la disposición de las burbujas, es decir, si se pone la burbuja hacia dentro o hacía fuera.

Podemos pensar que es indiferente ya que el orden de los factores no altera el producto, pero no lo es.

A continuación os mostramos dos fotos con dos cajas embaladas con film burbuja una de ellas tiene la burbuja hacia fuera y la otra hacia dentro.

Como podemos observar en la primera foto en la que la burbuja esta  hacia fuera, entre burbuja y burbuja solo estamos protegiendo nuestro producto con una fina capa de film plano de polietileno, lo que hace que la protección  disminuya considerablemente, por otra parte las burbujas al estar de cara a la superficie están expuestas a todo tipo de golpes, rozaduras etc.  y podrían picharse fácilmente.

Si observamos la segunda foto  en la que el film burbuja está con la burbuja hacia dentro vemos que el objeto está completamente protegido y que las burbujas no corren el riesgo de pinchar.Plástico 7

Si en nuestros embalajes usamos film burbuja de triple capa no tendríamos ninguno de estos problemas ya que al crear una segunda burbuja es indiferente como se ponga el film, porque siempre va a aparecer una superficie plana arriba, con las burbujas colocadas debajo, lo que hace que están estén protegidas. El empleo de este tipo de film tendría un coste más elevado, ya que  tiene un proceso de fabricación más complejo.

Como conclusión final y después  de analizar en detenimiento el film alveolar, podemos observar la cantidad de posibilidades que nos ofrece un producto de uso tan común tanto el ámbito industrial como en el doméstico, por lo que en función de nuestras necesidades debemos de analizar qué tipo de film o que características debe de tener este para obtener los mejores resultados.

Los tipos de Embalaje (I)

Ya hemos hablado en anteriores post del transporte de mercancías, pero sin duda toca ahondar en uno de los aspectos más importantes de la logística: el embalaje. Como ya hemos comentado anteriormente, es de suma importancia seleccionar adecuadamente el embalaje de nuestra mercancía para protegerla ante cualquier agente externo, como el calor, la humedad, la corrosión o los golpes y vaivenes que pueda sufrir la carga durante el trayecto. No todas las mercancías son iguales ni necesitan la misma protección. Nuestra amplia experiencia en el sector ha puesto de manifiesto la necesidad de realizar una clasificación de éstas para determinar posteriormente qué embalaje ha de usarse en cada caso.

Clasificación de Mercancías.

En vista del variable grado de sensibilidad físico-química de los materiales a embalar, los hemos clasificado según sus propiedades en 11 categorías de mercancías:

1. Materiales pesados y voluminosos resistentes a golpes y corrosión: columnas, reactores, depósitos de vapor, condensadores, etc.

1

2. Conductos de tubo rectilíneos y construcciones de soporte, ambos en condición resistente contra golpes y ataques de corrosión: construcciones metálicas rectilíneas de acero, aceros perfilados, andamiajes, etc.2

3. Cables en tambor.

Tambor de madera para cables

4. Recipientes y depósitos con elementos exteriores no clasificables en la categoría 1; partes de conductos tubulares en estado avanzado de prefabricación, partes con aletas de refrigeración, máquinas robustas, partes de chapa delgada como pilas o canalones, equipos, etc.; mercancías altamente resistentes contra influjos físico-químicos como radiación ultravioleta, agua marina, etc.; materiales líquidos y a granel en barriles, toneles u otros recipientes.

4

5. Materiales resistentes a la corrosión que necesiten una protección física o no clasificables en categoría 4 debido a su tamaño por ser piezas pequeñas; materiales aislantes no higroscópico, sintéticos, elementos de acero galvanizado, etc.5

6. Materiales ligeramente sensibles a la corrosión que precisen una protección física: elementos de maquinaria como ruedas dentadas, acoplamientos, ejes, árboles, etc.; elementos de fijación como tornillos, chavetas, resortes, pernos, etc.; otros elementos de construcción como bridas, consolas, etc.; partes muy sencillas y no sensibles de la mecánica general o materiales refractarios, etc.6

7. Materiales que necesiten una protección físico-química como partes de la mecánica general: mecanismos de engranaje, máquinas, rodamientos y cojinetes, tubo-accesorios, partes de superacabado, etc.7

8. Materiales mecánicos de precisión, eléctricos, electro-mecánicos y electrónicos: armarios de control, autómatas, motores, etc.8

9. Materiales mecánicos, eléctricos, electromecánicos y electrónicos altamente sensibles contra golpes y ataques de corrosión: instrumentos de medición eléctricos, electrónicos y mecánicos de precisión, computadores, etc.9

10. Materiales altamente sensibles a golpes y choques, pero resistentes a la corrosión: vidrio, partes cerámicas, gres, etc.10

11. Mercancías sometidas a las condiciones IMCO (código IMDG): colores, pegamentos, productos químicos, ácidos, disolventes, combustibles, material radioactivo, etc. En esta categoría también se incluyen las mercancías peligrosas. En nuestra siguiente publicación, analizaremos la protección necesaria según el tipo de clasificación que hemos visto en este post.11

 

En el siguiente post desarrollaremos la correspondiente clasificación de embalaje para cada tipo de carga. Es decir, un listado genérico de qué protección necesita cada mercancía en función de su naturaleza.

Principales productos y servicios de embalaje

Como ya hemos comentado anteriormente, cada embalaje es único y ha de ser tratado como tal. Por eso es imprescindible un buen asesoramiento y estudio con el objetivo de valorar cuál es la mejor protección para nuestras mercancías, al mejor precio y sin renunciar a la calidad.

personas.jpg

Por este motivo, en Encaja Embalajes nos hemos hecho eco, a lo largo de nuestra amplia experiencia de más de 75 años en el sector, de las necesidades que a nuestros clientes les han surgido a lo largo de todo este tiempo.

Con la llegada de nuevos materiales y productos, se ha ampliado la oferta disponible de embalaje para todo tipo de circunstancias especiales de envíos y almacenaje.

La investigación y el desarrollo se postulan claves en este sentido, siendo indispensable la innovación para evitar incidentes y daños a nuestras mercaderías, que podrían suponer la pérdida de mucho dinero.

La ingeniería del embalaje permite embalar grandes y pesados equipos, maquinarias u otras mercancías que requieren un tratamiento especial en cuanto a tamaño y resistencia. Además, gracias a la química y las propiedades de ciertos materiales como el VCI, el plástico retráctil, las sales desecantes o el aluminio, entre otros, podemos evitar la humedad, la corrosión, los rayos solares y otros agentes externos nocivos. De esta forma el almacenaje y el transporte por largos periodos de tiempo no son inconvenientes para que nuestros bienes lleguen intactos, como recién salidos de fábrica.

En este aspecto, los embalajes reutilizables han dado un paso más a la hora de agilizar procesos y proteger las mercancías, ya que si nuestro envío es sometido a inspección en una aduana, podemos confiar en que la apertura y el cierre de las cajas no supondrán inconveniente para que el envío siga su curso normal sin riesgos.

Existe gran variedad de productos para el embalaje (como elementos de amarre y fijación, embalaje plegableproductos de protección y acolchado, sistemas de control, y un largo etcétera) que se adaptan a las distintas necesidades del cliente para obtener un resultado óptimo en el embalaje y envío, por ello, al ser una temática tan extensa, en próximos post analizaremos una a una las distintas soluciones de embalaje que existen en el mercado.