¿Cómo elegir un buen embalaje?

En los últimos posts hemos hablado sobre lo importante que es el embalaje y el acondicionamiento de la carga dentro de él, así cómo la monitorización del mismo mediante sistemas activos o pasivos de control (detectores de impacto, verticalidad,…).

En el post de hoy vamos a incidir en las distintas ventajas competitivas que nos puede proporcionar un embalaje.

Una buena elección del sistema del embalaje puede ser clave a la hora de garantizar un correcto envío y ahorro en costes de transporte,  el embalaje debe estar diseñado de forma que se adapte a la carga a transportar, de esta manera el peso y el volumen se optimiza ahorrando en costes de manipulación y transporte.

La utilización de embalajes reutilizables además de suponer un ahorro de recursos consumidos al planeta supone un ahorro efectivo en costes, debemos estudiar si esta opción es viable para nuestra empresa y definir que modelo de los que hay en el mercado se adapta más a nuestras necesidades (capacidad de reutilización , peso, funcionalidad, resistencia,…).

CajaEco embalaje reutilizable y desmontable

En cuanto a la parte tangible de lo que nos puede aportar un buen embalaje además de resistencia y funcionalidad, como hemos visto el ahorro en costes es uno de los principales parametros en tener en cuenta.

En cuanto a la parte intangible, debemos valorar que el embalaje es la carta de presentación de nuestro producto,  dice más en 10 segundos (calidad, tipo, imagen,dimensiones, peso…..) de lo que cualquier director de ventas nos pueda contar en horas. Debemos utilizar a este vendedor invisible para que éste muestre nuestro producto al consumidor, incluso antes de que el mismo salga de su interior.

En el post de hoy hemos visto como la elección de algo tan “simple” como un embalaje puede ahorrarnos costes de manipulación y logística y a la vez incrementar el valor de nuestro producto dotándolo de una imagen mejorada.

Caja Eco (exportación y disponibilidad)

Continuamos hablando de nuestro producto estrella, la Caja Eco. Una caja reutilizable, económica, fácil, resistente al agua y con un diseño innovador: el embalaje del presente y del futuro.

Siempre que queráis repasar nuestra amplia gama de productos no dudéis en entrar en la web de nuestra empresa.

Ahora seguimos explicándoos diferentes características de nuestra Caja Eco.

¿Puedo exportar con Caja Eco?

Toda nuestra madera ha sido sometida a tratamiento de calor, habiendo alcanzado los 56º centígrados en el centro durante, al menos, 30 minutos, por lo que cumplimos con la normativa internacional NIMF-15 que certifica que dicha madera está exenta de plagas y bacterias nocivas. Un requisito imprescindible que han de cumplir todos los embalajes de madera que viajen fuera de la Unión Europea.

¿Y si la caja sufre daños?

Gracias a su diseño, la Caja Eco tiene un sistema propio que permite reemplazar las piezas dañadas, ya sean laterales, tapas o bases, de tal forma que sólo se necesita cambiar la pieza en mal estado por otra con idénticas características sin necesidad de comprar una caja nueva.

Caja Eco, embalaje ecológico

¿Cómo y cuándo puedo disponer de mi Caja Eco?

Gracias a un sencillo sistema de almacenaje diseñado para la Caja Eco, el cliente puede disponer de todos los componentes estándar que desee con un plazo de entrega de 24 a 48 horas en todo el territorio peninsular, gastos de transporte incluidos, lo que evita situaciones de estrés que muchas empresas sufren dados los imprevistos que siempre pueden surgir a última hora.

Caja Eco almacen

Este sistema de almacenaje nos permite ver el stock disponible de cada referencia en cada momento pudiendo almacenar hasta 400 cajas, de tal forma que, tal como se observa en la imagen, las grandes cajas contenedoras de tableros disponen de pequeñas ventanas acristaladas en las que pueden observarse hasta 10 tableros horizontalmente, facilitando el recuento de stock. En su base, cada caja contenedora tiene una referencia para indicar si se trata de laterales, tapas o bases, seguidas de un número que identifica el largo por el ancho del tablero.

Teniendo en cuenta que muchas de las referencias de laterales, tapas y bases son combinables entre sí, con tan sólo 15 referencias de laterales, 17 de tapas y bases se pueden crear hasta 34 cajas diferentes, todas estandarizadas y puestas a disposición del cliente en el acto.

¿Por qué Caja Eco?

Por si todo lo anterior fuese insuficiente, Caja Eco le ofrece además la posibilidad de cuidar la imagen de su producto de dos maneras:

  • Su cuidado diseño la convierte en una prolongación de su marca, cuidando los detalles y proporcionando un embalaje moderno, sencillo y nada tosco, al contrario que otros embalajes de madera convencionales. Útil tanto para el transporte de una carga como para diseño de interiores o stands comerciales, gracias a sus accesorios (manillas, cierres, ruedas o tapizados).

Caja Eco embalaje de madera

  • Disponemos además de marcación láser para la impresión de su propio logo o eslogan de empresa en los paneles, para que así pueda personalizar aún más su Caja Eco adaptándola a sus necesidades comerciales.

Con la Caja Eco todo son ventajas: el mejor precio, la mejor calidad, el más cuidado diseño y la mayor reutilización posible ligada al menor coste y el cuidado de nuestro entorno. El embalaje del futuro está en Encaja Embalajes & Trading.

Detectores de Impacto Electrónicos

En posts anteriores hemos hablado de la variedad de dispositivos de control que existen en el mercado, en éste vamos a profundizar en los de tipo electrónico o “loggers”. Cuando la carga a transportar, por sus características constructivas, requiere de un mayor control, es necesario el uso de estos elementos ya que son capaces (a diferencia de los mecánicos) de medir aceleraciones puntuales o continuadas de pequeño módulo en los tres ejes, definiendo la dirección y sentido de las mismas. Estos dispositivos constructivamente disponen de un acelerómetro interno además de sensores de humedad, luminosidad y temperatura en función del modelo.

40397-2823937

Estos loggers son capaces de medir y grabar en su memoria interna gran número de datos siendo una herramienta muy eficaz a la hora de monitorizar un transporte completo. Dependiendo del fabricante y de las necesidades del cliente estos dispositivos son capaces de almacenar datos de: intensidad lumínica (ante una apertura del embalaje), temperatura, humedad y por supuesto impactos en los tres ejes (en función de la resultante G).

detectores de impacto digitales

Su batería tiene una vida aproximada de dos años aunque este dato varía en función del dispositivo y de la frecuencia de grabación de datos. Esta batería se podría reemplazar pasado este periodo o incluso en algunos casos aumentar con otra pila del tipo comercial AA/AAA.

Disponen de un interface específico que permite gestionar el dispositivo de forma sencilla y eficaz, además su conexión se efectúa en la mayoría de dispositivos de forma inalámbrica. Permiten también gestionar el almacenamiento del mismo, designando entre otras cosas la frecuencia de muestreo y los valores máximos permitidos pudiendo ajustar alarmas de incidencia.

En la siguiente imagen podemos ver una ventana de un software / interface para un dispositivo de control concreto.

interface detector de impacto

Estos datos se exportan de forma sencilla a una hoja de cálculo para su posterior tratamiento y análisis, pudiendo guardar los datos en distintas extensiones para garantizar su compatibilidad con los diferentes programas.

Como hemos visto estos dispositivos son más complejos en su construcción que sus “hermanos menores” ( detectores de impacto mecánicos), pero permiten un seguimiento más exhaustivo de todo el proceso de expedición y transporte, lo que permite conocer en todo momento el lugar, la fecha / hora y la magnitud de cualquier impacto o agente nocivo que pueda dañar la mercancía, facilitando la evaluación de responsabilidades ante cualquier imprevisto.

Detectores de Impacto mecánicos.

Como ya hemos visto en el anterior post, existen dos tipos de detectores de impacto: mecánicos y electrónicos.

En esta ocasión vamos a centrarnos en los dispositivos de tipo mecánico, son los más utilizados y los más asequibles económicamente debido a su sencilla arquitectura. Son capaces de detectar impactos en uno o varios ejes y existen modelos tarados con distintas sensibilidades de fuerzas g (más información en el post anterior).

Detectores de Impacto

Por ello podemos clasificar estos detectores como:

Unidimensionales:

Detectores mecánicos que captan aceleraciones en un solo eje  (una dirección y dos sentidos).

photoinuse_shocklabels2 Estos detectores son los más utilizados, existen de tipo sticker (con adhesivo) que se anclan fácilmente a el embalaje a controlar.

Su colocación generalmente es:

Captura de pantalla 2016-01-28 a las 10.54.28

* Para una caja con proporcionalidad entre lados aproximada 1:1

Captura de pantalla 2016-01-28 a las 10.55.04

* Para una caja con proporcionalidad entre lados aproximada > 2:1

**Las alturas “h” a las que debemos situar el indicador pueden variar en función de la carga, la fuerza g y el fabricante.

La mayoría de estos indicadores se activan cambiando de color (rojo) cuando se ha sobrepasado la aceleración máxima tarada, no muestra en ningún caso un histórico de sucesos, para ello sería necesario un detector electrónico.

Bidimensionales:

Detectores mecánicos que captan aceleraciones en dos ejes  (dos direcciones con sus dos sentidos).

HW_MAG2000_800x600

Estos detectores son capaces de detectar impactos en dos direcciones e incluso mostrar la dirección, el sentido y el módulo de la fuerza máxima a la que fue sometida la carga como muestra la simulación anterior (siempre que esté en el rango de funcionamiento del detector) .

Su colocación generalmente se realiza mediante cuatro tornillos (por detector) y a diferencia de los unidimensionales su situación en la caja generalmente no interfiere en el funcionamiento.

Existen a su vez dos tipos principalmente: magnéticos y de sistema combinado esfera-muelle. Ambos son bidimensionales y permiten ajustar (según su tipo constructivo) las aceleraciones g de trabajo.

Detectores de impacto bidimensionales

Como hemos visto en el post anterior existen una gran cantidad de detectores de impacto en el mercado, por ello, después de analizar en profundidad los dispositivos mecánicos en el siguiente post le llegará la hora a los de tipo electrónico.

Detectores de Impacto

En anteriores posts hemos tratado los distintos métodos para elegir un buen embalaje pero… ¿como podemos saber si nuestra mercancía, más o menos frágil, ha recibido algún impacto durante el transporte? Para este fin en el mercado existen varios dispositivos que captan dicho impacto y lo muestran de forma visible.

Ahora bien, primero tendremos que definir que tipo de detector necesitamos para nuestra mercancía, para ello debemos tener en cuenta el volumen y el peso. Estos dispositivos miden aceleraciones en uno o varios ejes (dirección y sentido) y para su tarado de funcionamiento se basan en la constante gravitatoria en forma de fuerza g.

Debemos tener en cuenta que la fuerza g es proporcional al peso de la carga, es decir si tenemos una carga de 1.000Kg y un detector de impacto para 10g, éste detectaría impactos resultantes superiores a: 1.000 Kg x 9,8 m/s² x 10 = 98.000 N = 10.000 Kg-Fuerza, mientras que para una carga de 10 Kg el mismo detector de impacto captaría impactos resultantes de 10 Kg x 9,8 m/s² x 10 = 980 N = 100 Kg-Fuerza.

De esta manera, vemos de forma sencilla que para pesos y volúmenes bajos necesitaremos detectores para fuerzas g “altas” y para pesos y volúmenes altos detectores para fuerzas g “pequeñas”. A continuación podemos observar una tabla de un fabricante que muestra el tipo de dispositivo en función del peso y del volumen:

Detector de

Una vez definido el impacto que queremos medir, ahora tendremos que seleccionar entre detectores que miden el impacto en un solo eje o detectores que lo miden en varios ejes para ello debemos tener en cuenta la dirección de los posibles impactos a los que pueda ser sometido la carga.

Detectores de impactoLa mayoría de estos detectores que hemos citado (de tipo mecánico) sólo son capaces de medir un sólo impacto (el primero que supere la tara) por lo que si necesitamos una monitorización más exhaustiva  de todo el proceso de envío existen otro tipo de dispositivos, en este caso electrónicos, con memoria no volátil que permite la grabación periódica de datos (incluso por debajo de 1g) así como la medida de otros factores como humedad relativa, intensidad lumínica (para detectar una apertura no deseada de la caja), temperatura, ….

Detector de impacto eléctronico

Como hemos visto en este post el catálogo de detectores de impacto es muy amplio, por lo que es necesario conocer que tipo de producto vamos a necesitar. Como resumen podemos clasificarlos por su forma constructiva como: mecánicos y electrónicos, y por su rango de funcionamiento como muy sensibles (1-15g), sensibles (15-37g) y poco sensibles (37-75g). Una vez seleccionado el dispositivo idóneo podremos saber de forma eficaz si nuestra carga ha viajado de forma “segura”.

Embalajes contenedor más conocidos

Continuamos realizando nuestro repaso a diversos productos de embalaje que podemos encontrar en el mercado. Esta vez, le toca el turno a algunos de los embalajes contenedor más utilizados en todo el mundo, como son los cercos (también llamados aros) y los pallet box.

CERCOS O AROS

Están fabricados con tablones de madera de pino unidos por bisagras de acero galvanizado y apoyados sobre un palé. En ocasiones, y para mayor refuerzo, en cada lado se colocan dos tablas en lugar de una. Actualmente, muchos fabricantes también se decantan por el OSB para la fabricación de estos aros, ya que es un material resistente y económico, aunque también podemos encontrar aros de plástico y de cartón.

Generalmente tienen las dimensiones del palé europeo (1200 x 800 mm), aunque existen otros estándares.

Su principal característica es su versatilidad, ya que al ser apilables gracias a sus bisagras, el cliente puede superponer los que crea conveniente para conseguir una caja con la altura adecuada a sus necesidades. Además, son empleados por sectores  muy diversos y aportan gran estabilidad en el traslado de cargas.

 

Otra característica importante es que son plegables, por lo que son una alternativa muy eficiente a la hora de ahorrar costes en materia de logística (almacenamiento y transporte).

Esta forma de embalaje es además económica, resistente y duradera, ya que pueden llegar a tener una vida útil de hasta 10 años. Por lo tanto, se trata de un producto que no necesita una gran inversión y que es amortizable. Es además fácilmente reemplazable, ya que si un cerco se daña, puede sustituirse rápidamente por otro de idénticas características.

A los cercos también se les puede añadir accesorios, como separadores con diversas alturas y divisores interiores hechos de madera y plástico, así como esquineras para una mayor estabilidad a la hora de apilar los cercos, soportes, porta-etiquetas o ganchos.

 

PALLET BOX

Los pallet box son cajas de cartón ondulado colocadas sobre un palé de madera o cartón, muy utilizadas en la industria alimentaria, aunque también en otros sectores por su versatilidad.

El cartón corrugado puede llevar hasta tres ondas y puede tener distintos grosores, dependiendo del tipo de onda que posea según la siguiente tabla:
Tabla Palet Box, cartón Este tipo de embalaje se usa principalmente para expositores comerciales, siendo un medio económico para emplazar en supermercados a modo de contenedor de producto y como método publicitario, ya que el cartón es un material en el que se puede imprimir fácilmente. Pueden incorporársele distintos huecos o estantes para la colocación del producto.

Sus dimensiones varían en función de los palés estándar, generalmente el europeo (1200 x 800 mm) y el universal o americano (1200 x 1000 mm).

Se componen de un palé, una base, cuatro laterales y una tapa. Al igual que ocurre con los cercos, otra de sus características es que se puede plegar sobre sí misma.

De este modo, los laterales, ya unidos, se pliegan sobre la base, colocando la tapa encima y ahorrando costes de almacenaje y transporte.

Como veis las innovaciones en materia de embalaje se centran sobre todo en la logística y el ahorro de costes sin descuidar la calidad que nos proporcionan los embalajes convencionales. Estos, junto con la Caja Eco, son ejemplos de cómo este sector ha ido evolucionando con el paso de los años y nos dan una muestra de cómo serán los embalajes del futuro, a caballo entre la flexibilidad, el diseño y la resistencia.