¿Cómo elegir un buen embalaje?

En los últimos posts hemos hablado sobre lo importante que es el embalaje y el acondicionamiento de la carga dentro de él, así cómo la monitorización del mismo mediante sistemas activos o pasivos de control (detectores de impacto, verticalidad,…).

En el post de hoy vamos a incidir en las distintas ventajas competitivas que nos puede proporcionar un embalaje.

Una buena elección del sistema del embalaje puede ser clave a la hora de garantizar un correcto envío y ahorro en costes de transporte,  el embalaje debe estar diseñado de forma que se adapte a la carga a transportar, de esta manera el peso y el volumen se optimiza ahorrando en costes de manipulación y transporte.

La utilización de embalajes reutilizables además de suponer un ahorro de recursos consumidos al planeta supone un ahorro efectivo en costes, debemos estudiar si esta opción es viable para nuestra empresa y definir que modelo de los que hay en el mercado se adapta más a nuestras necesidades (capacidad de reutilización , peso, funcionalidad, resistencia,…).

CajaEco embalaje reutilizable y desmontable

En cuanto a la parte tangible de lo que nos puede aportar un buen embalaje además de resistencia y funcionalidad, como hemos visto el ahorro en costes es uno de los principales parametros en tener en cuenta.

En cuanto a la parte intangible, debemos valorar que el embalaje es la carta de presentación de nuestro producto,  dice más en 10 segundos (calidad, tipo, imagen,dimensiones, peso…..) de lo que cualquier director de ventas nos pueda contar en horas. Debemos utilizar a este vendedor invisible para que éste muestre nuestro producto al consumidor, incluso antes de que el mismo salga de su interior.

En el post de hoy hemos visto como la elección de algo tan “simple” como un embalaje puede ahorrarnos costes de manipulación y logística y a la vez incrementar el valor de nuestro producto dotándolo de una imagen mejorada.