EN12195 ¿Cómo me afectará el cambio?

En el anterior post hemos intentado detallar las distintas reglamentaciones aplicables a la carga y posterior transporte de mercancias, actuales y futuras y más concretamente hemos explicado qué regulará la norma EN12195.

El cumplimiento de esta norma será exigible a partir de mayo de 2018 por lo que las empresas deben estar preparadas para implantar el uso de esta reglamentación para esa fecha. Debemos tener en cuenta que la DGT ha confirmado que va a realizar más de 15.000 inspecciones al año, para ello se ha formado a la guardia civil en esta normativa y en las herramientas necesarias para verificar el cumplimiento de la misma.

Además, en caso de accidente, de detectar que uno de los vehiculos implicados no está acorde a norma, podrían ser exigibles consecuencias al responsable de la carga.

También debemos conocer que existen aplicaciones gratuitas que nos ayudan a calcular de forma rápida y eficaz los distintos sistemas de fijación, a continuación os dejamos la imagen de pantalla de uno de ellos así como el enlace para su descarga.

Desde Encaja Embalajes vamos a trabajar en ayudar a nuestros clientes a adaptarse a esta norma de la forma menos traumática, formando a los profesionales del sector y proporcionándoles las herramientas necesarias para desarrollar de forma segura estos trabajos. Animamos también a cualquier interesado en este ámbito a que contacte con nosotros para poder ayudarle en este sentido.

EN12195, ¿Qué regula esta nueva norma?

El sector del transporte y el embalaje va a sufrir un cambio significativo en los próximos meses en cuanto a la reglamentación exigible, esto hace preguntarnos: ¿cómo me afectará este cambio? ….vamos a intentar dar un poco de luz en este y próximos post.

Antes de comenzar a analizar la reglamentación actual y futura debemos hacer mención a un dato preocupante, en la actualidad se estima que entre el 25% y el 45% de los accidente de carretera con camiones implicados tienen que ver con una mala carga de la mercancía transportada.

A día de hoy no existe regulación alguna a la hora de fijar una carga sobre el camión,  la normativa se limita desde el punto de vista del ordenamiento jurídico al  Reglamento General de Circulación (RD 1428/2003) Art 14, que indica lo siguiente:

“La carga transportada en un vehículo, así como los accesorios que se utilicen para su acondicionamiento o protección, deben estar dispuestos y, si fuera necesario, sujetos, de tal forma que no puedan:
1. A) Arrastrar, caer total o parcialmente, o desplazarse de manera peligrosa.
2. b) Comprometer la estabilidad del vehículo.
3. c) Producir ruido, polvo u otras molestias que puedan ser evitadas.”

Esta reglamentación tan poco concreta es dificilmente aplicable y verificable por lo que a fecha 2 de junio de 2017 se aprobó el RD 563/2017.

Este Real Decreto regulará las inspecciones técnicas que se harán a los vehículos comerciales en el territorio español. En su anexo III determina una serie de normas técnicas, entre las que figura la EN12195-1:2010, que deberán aplicarse en la fijación de cargas en camión.

Esto por ejemplo limita seguir trabajando y calculando de forma autónoma el número de cintas u otros elementos de sujección e implanta por ejemplo el uso de materiales antideslizantes. De esta forma para este cáculo debemos recurrir a la reglamentación exigible para cada sistema de sujección.

A continuación mostramos un listado de esta reglamentación específica:

En en el próximo post seguiremos profundizando en esta nueva norma y detallaremos como realizar este proceso de adaptación y que consecuencias podría tener no hacerlo, tambien enlazaremos herramientas gratuitas de calculo para facilitar el proceso.

Embalaje de madera para transporte marítimo internacional

“Necesito un embalaje de madera para transporte marítimo internacional, ¿qué especificaciones y normativa debe cumplir?”

Esta es una de las preguntas que más nos hacemos ante la primera exportación vía marítima, en el post de hoy vamos a intentar aclarar todas las dudas que surgen.

Antes de meternos en la normativa vamos a detallar las especificaciones que este embalaje debe cumplir.

El transporte marítimo somete a nuestra carga a grandes esfuerzos de tipo físico y de tipo químico:

  • Físico, debemos tener en cuenta a la hora de elegir embalaje que éste debe ser resistente a esfuezos en prácticamente todas las direcciones (a diferencia de otros tipos de transporte), por lo que la carga a transportar debe ser lo más solidaria posible a la caja (evitar todos los movimientos internos) y ésta estar dimensionada y diseñada para absorber todos estos esfuerzos externos a los que va a ser sometida.

  • Químico, por otra parte las condiciones ambientales de este transporte (% humedad relativa, concentración de agentes corrosivos,…) pueden provocar daños en la carga, por ello es necesario garantizar un ambiente neutro alrededor de la misma que garantice una ausencia de agentes corrosivos y humedad. Para ello la forma más extendida y eficaz es acondicionar la carga en una bolsa aislante (de aluminio) cerrada de forma estanca y acompañada de sales desecantes en su interior que absorban la humedad inicial que hay dentro de la bolsa (para el cálculo de cantidad y tipo de sales ver el siguiente post). Otra forma muy extendida de protección es la utilización de plástico retractil (adaptable al controno de la carga) para que la pieza a embalar contenga en su interior la menos cantidad de aire posible. En la siguiente imagen podemos ver una pieza retractilada con plástico blanco opaco con protección UV (resitencia a la radiación solar). También debemos conocer otros productos que existen en el mercado como el plástico VCI, Netnocor, etc.

 

En cuanto a normativa exigible al embalaje de madera, la norma que debemos seguir es la ISPM / NIMF en su apartado Nº15, que regula las características que debe cumplir la madera para poder ser importada en otro país, a continuación os dejamos el enlace a la versión española e internacional de esta norma:

NORMA TÉCNICA FITOSANITARIA ESPAÑOLA

NORMA NIMF Nº15 (INTERNACIONAL)

Debemos tener en cuenta que todo embalaje de madera conforme a esta norma debe estar debidamente identificado con el sello que refleja el tipo de tratamiento al que ha sido sometido y el nº de identificación del fabricante (más info).

Como conclusión ,ante la necesidad de un embalaje de madera para transporte internacional marítimo, debemos selecionar un embalaje resistente que absorba los esfuerzos externos y acondicionar bien nuestra carga en él de forma que esta  carga y el embalaje formen un único sistema referencial, posteriormente si es necesario debemos aislar debidamente la carga del ambiente exterior usando cualquiera de los sistema de detallamos con anterioridad, en cuanto a la normativa este embalaje debe llevar su correspondiente marcado y disponer de un certificado de conformidad del mismo por parte de fabricante, aunque éste no es de obligatoria exigencia, puede ser requerido por el país de destino si lo cree necesario.

Elementos de control pasivo.

En anteriores posts hemos enumerado los distintos elementos de control activo que existen en el mercado, desde sencillos dispositivos mecánicos hasta complejos equipos electrónicos.  Estos elementos reaccionan de forma activa a los distintos cambios físico-químicos que puede sufrir la carga a controlar, por el contrario existen elementos de control diseñados para mantenerse inalterados salvo que sean manipulados.

Precintos

Estos elementos son muy útiles para controlar la no manipulación de la carga por parte de personal no autorizado. Su principio de funcionamiento es sencillo, fija la zona de apertura de manera que únicamente rompiendo este precinto se puede acceder a su interior. Estos elementos están normalizados según ISO 17712:2013 y CTPAT.

Existen varios tipos en el mercado aunque los mas comunes son:

  • De alta seguridad. precinto
  • De plástico.

Precintos de plástico

  • Metálicos.

Precinto metálico

  • Precintos RFID. Precintos con tecnología inalámbrica para determinar su número de seguimiento.

RFID

  •        Cinta plástica de seguridad.

A continuación os mostramos un video sobre el funcionamiento de estas cintas:

Como hemos visto en este post, según la mercancía a transportar debemos tener en cuenta si es necesario el uso de elementos de control pasivo, para ello disponemos de la norma iso correspondiente para definir que sistema necesitamos. El uso de estos elementos, igual que los de control activo, nos permite tener seguridad de que la mercancía viaja en una condiciones correctas.

Detectores de Impacto mecánicos.

Como ya hemos visto en el anterior post, existen dos tipos de detectores de impacto: mecánicos y electrónicos.

En esta ocasión vamos a centrarnos en los dispositivos de tipo mecánico, son los más utilizados y los más asequibles económicamente debido a su sencilla arquitectura. Son capaces de detectar impactos en uno o varios ejes y existen modelos tarados con distintas sensibilidades de fuerzas g (más información en el post anterior).

Detectores de Impacto

Por ello podemos clasificar estos detectores como:

Unidimensionales:

Detectores mecánicos que captan aceleraciones en un solo eje  (una dirección y dos sentidos).

photoinuse_shocklabels2 Estos detectores son los más utilizados, existen de tipo sticker (con adhesivo) que se anclan fácilmente a el embalaje a controlar.

Su colocación generalmente es:

Captura de pantalla 2016-01-28 a las 10.54.28

* Para una caja con proporcionalidad entre lados aproximada 1:1

Captura de pantalla 2016-01-28 a las 10.55.04

* Para una caja con proporcionalidad entre lados aproximada > 2:1

**Las alturas “h” a las que debemos situar el indicador pueden variar en función de la carga, la fuerza g y el fabricante.

La mayoría de estos indicadores se activan cambiando de color (rojo) cuando se ha sobrepasado la aceleración máxima tarada, no muestra en ningún caso un histórico de sucesos, para ello sería necesario un detector electrónico.

Bidimensionales:

Detectores mecánicos que captan aceleraciones en dos ejes  (dos direcciones con sus dos sentidos).

HW_MAG2000_800x600

Estos detectores son capaces de detectar impactos en dos direcciones e incluso mostrar la dirección, el sentido y el módulo de la fuerza máxima a la que fue sometida la carga como muestra la simulación anterior (siempre que esté en el rango de funcionamiento del detector) .

Su colocación generalmente se realiza mediante cuatro tornillos (por detector) y a diferencia de los unidimensionales su situación en la caja generalmente no interfiere en el funcionamiento.

Existen a su vez dos tipos principalmente: magnéticos y de sistema combinado esfera-muelle. Ambos son bidimensionales y permiten ajustar (según su tipo constructivo) las aceleraciones g de trabajo.

Detectores de impacto bidimensionales

Como hemos visto en el post anterior existen una gran cantidad de detectores de impacto en el mercado, por ello, después de analizar en profundidad los dispositivos mecánicos en el siguiente post le llegará la hora a los de tipo electrónico.

Detectores de Impacto

En anteriores posts hemos tratado los distintos métodos para elegir un buen embalaje pero… ¿como podemos saber si nuestra mercancía, más o menos frágil, ha recibido algún impacto durante el transporte? Para este fin en el mercado existen varios dispositivos que captan dicho impacto y lo muestran de forma visible.

Ahora bien, primero tendremos que definir que tipo de detector necesitamos para nuestra mercancía, para ello debemos tener en cuenta el volumen y el peso. Estos dispositivos miden aceleraciones en uno o varios ejes (dirección y sentido) y para su tarado de funcionamiento se basan en la constante gravitatoria en forma de fuerza g.

Debemos tener en cuenta que la fuerza g es proporcional al peso de la carga, es decir si tenemos una carga de 1.000Kg y un detector de impacto para 10g, éste detectaría impactos resultantes superiores a: 1.000 Kg x 9,8 m/s² x 10 = 98.000 N = 10.000 Kg-Fuerza, mientras que para una carga de 10 Kg el mismo detector de impacto captaría impactos resultantes de 10 Kg x 9,8 m/s² x 10 = 980 N = 100 Kg-Fuerza.

De esta manera, vemos de forma sencilla que para pesos y volúmenes bajos necesitaremos detectores para fuerzas g “altas” y para pesos y volúmenes altos detectores para fuerzas g “pequeñas”. A continuación podemos observar una tabla de un fabricante que muestra el tipo de dispositivo en función del peso y del volumen:

Detector de

Una vez definido el impacto que queremos medir, ahora tendremos que seleccionar entre detectores que miden el impacto en un solo eje o detectores que lo miden en varios ejes para ello debemos tener en cuenta la dirección de los posibles impactos a los que pueda ser sometido la carga.

Detectores de impactoLa mayoría de estos detectores que hemos citado (de tipo mecánico) sólo son capaces de medir un sólo impacto (el primero que supere la tara) por lo que si necesitamos una monitorización más exhaustiva  de todo el proceso de envío existen otro tipo de dispositivos, en este caso electrónicos, con memoria no volátil que permite la grabación periódica de datos (incluso por debajo de 1g) así como la medida de otros factores como humedad relativa, intensidad lumínica (para detectar una apertura no deseada de la caja), temperatura, ….

Detector de impacto eléctronico

Como hemos visto en este post el catálogo de detectores de impacto es muy amplio, por lo que es necesario conocer que tipo de producto vamos a necesitar. Como resumen podemos clasificarlos por su forma constructiva como: mecánicos y electrónicos, y por su rango de funcionamiento como muy sensibles (1-15g), sensibles (15-37g) y poco sensibles (37-75g). Una vez seleccionado el dispositivo idóneo podremos saber de forma eficaz si nuestra carga ha viajado de forma “segura”.