Embalaje de madera para transporte marítimo internacional

“Necesito un embalaje de madera para transporte marítimo internacional, ¿qué especificaciones y normativa debe cumplir?”

Esta es una de las preguntas que más nos hacemos ante la primera exportación vía marítima, en el post de hoy vamos a intentar aclarar todas las dudas que surgen.

Antes de meternos en la normativa vamos a detallar las especificaciones que este embalaje debe cumplir.

El transporte marítimo somete a nuestra carga a grandes esfuerzos de tipo físico y de tipo químico:

  • Físico, debemos tener en cuenta a la hora de elegir embalaje que éste debe ser resistente a esfuezos en prácticamente todas las direcciones (a diferencia de otros tipos de transporte), por lo que la carga a transportar debe ser lo más solidaria posible a la caja (evitar todos los movimientos internos) y ésta estar dimensionada y diseñada para absorber todos estos esfuerzos externos a los que va a ser sometida.

  • Químico, por otra parte las condiciones ambientales de este transporte (% humedad relativa, concentración de agentes corrosivos,…) pueden provocar daños en la carga, por ello es necesario garantizar un ambiente neutro alrededor de la misma que garantice una ausencia de agentes corrosivos y humedad. Para ello la forma más extendida y eficaz es acondicionar la carga en una bolsa aislante (de aluminio) cerrada de forma estanca y acompañada de sales desecantes en su interior que absorban la humedad inicial que hay dentro de la bolsa (para el cálculo de cantidad y tipo de sales ver el siguiente post). Otra forma muy extendida de protección es la utilización de plástico retractil (adaptable al controno de la carga) para que la pieza a embalar contenga en su interior la menos cantidad de aire posible. En la siguiente imagen podemos ver una pieza retractilada con plástico blanco opaco con protección UV (resitencia a la radiación solar). También debemos conocer otros productos que existen en el mercado como el plástico VCI, Netnocor, etc.

 

En cuanto a normativa exigible al embalaje de madera, la norma que debemos seguir es la ISPM / NIMF en su apartado Nº15, que regula las características que debe cumplir la madera para poder ser importada en otro país, a continuación os dejamos el enlace a la versión española e internacional de esta norma:

NORMA TÉCNICA FITOSANITARIA ESPAÑOLA

NORMA NIMF Nº15 (INTERNACIONAL)

Debemos tener en cuenta que todo embalaje de madera conforme a esta norma debe estar debidamente identificado con el sello que refleja el tipo de tratamiento al que ha sido sometido y el nº de identificación del fabricante (más info).

Como conclusión ,ante la necesidad de un embalaje de madera para transporte internacional marítimo, debemos selecionar un embalaje resistente que absorba los esfuerzos externos y acondicionar bien nuestra carga en él de forma que esta  carga y el embalaje formen un único sistema referencial, posteriormente si es necesario debemos aislar debidamente la carga del ambiente exterior usando cualquiera de los sistema de detallamos con anterioridad, en cuanto a la normativa este embalaje debe llevar su correspondiente marcado y disponer de un certificado de conformidad del mismo por parte de fabricante, aunque éste no es de obligatoria exigencia, puede ser requerido por el país de destino si lo cree necesario.

Elementos de control pasivo.

En anteriores posts hemos enumerado los distintos elementos de control activo que existen en el mercado, desde sencillos dispositivos mecánicos hasta complejos equipos electrónicos.  Estos elementos reaccionan de forma activa a los distintos cambios físico-químicos que puede sufrir la carga a controlar, por el contrario existen elementos de control diseñados para mantenerse inalterados salvo que sean manipulados.

Precintos

Estos elementos son muy útiles para controlar la no manipulación de la carga por parte de personal no autorizado. Su principio de funcionamiento es sencillo, fija la zona de apertura de manera que únicamente rompiendo este precinto se puede acceder a su interior. Estos elementos están normalizados según ISO 17712:2013 y CTPAT.

Existen varios tipos en el mercado aunque los mas comunes son:

  • De alta seguridad. precinto
  • De plástico.

Precintos de plástico

  • Metálicos.

Precinto metálico

  • Precintos RFID. Precintos con tecnología inalámbrica para determinar su número de seguimiento.

RFID

  •        Cinta plástica de seguridad.

A continuación os mostramos un video sobre el funcionamiento de estas cintas:

Como hemos visto en este post, según la mercancía a transportar debemos tener en cuenta si es necesario el uso de elementos de control pasivo, para ello disponemos de la norma iso correspondiente para definir que sistema necesitamos. El uso de estos elementos, igual que los de control activo, nos permite tener seguridad de que la mercancía viaja en una condiciones correctas.

Detectores de Impacto mecánicos.

Como ya hemos visto en el anterior post, existen dos tipos de detectores de impacto: mecánicos y electrónicos.

En esta ocasión vamos a centrarnos en los dispositivos de tipo mecánico, son los más utilizados y los más asequibles económicamente debido a su sencilla arquitectura. Son capaces de detectar impactos en uno o varios ejes y existen modelos tarados con distintas sensibilidades de fuerzas g (más información en el post anterior).

Detectores de Impacto

Por ello podemos clasificar estos detectores como:

Unidimensionales:

Detectores mecánicos que captan aceleraciones en un solo eje  (una dirección y dos sentidos).

photoinuse_shocklabels2 Estos detectores son los más utilizados, existen de tipo sticker (con adhesivo) que se anclan fácilmente a el embalaje a controlar.

Su colocación generalmente es:

Captura de pantalla 2016-01-28 a las 10.54.28

* Para una caja con proporcionalidad entre lados aproximada 1:1

Captura de pantalla 2016-01-28 a las 10.55.04

* Para una caja con proporcionalidad entre lados aproximada > 2:1

**Las alturas “h” a las que debemos situar el indicador pueden variar en función de la carga, la fuerza g y el fabricante.

La mayoría de estos indicadores se activan cambiando de color (rojo) cuando se ha sobrepasado la aceleración máxima tarada, no muestra en ningún caso un histórico de sucesos, para ello sería necesario un detector electrónico.

Bidimensionales:

Detectores mecánicos que captan aceleraciones en dos ejes  (dos direcciones con sus dos sentidos).

HW_MAG2000_800x600

Estos detectores son capaces de detectar impactos en dos direcciones e incluso mostrar la dirección, el sentido y el módulo de la fuerza máxima a la que fue sometida la carga como muestra la simulación anterior (siempre que esté en el rango de funcionamiento del detector) .

Su colocación generalmente se realiza mediante cuatro tornillos (por detector) y a diferencia de los unidimensionales su situación en la caja generalmente no interfiere en el funcionamiento.

Existen a su vez dos tipos principalmente: magnéticos y de sistema combinado esfera-muelle. Ambos son bidimensionales y permiten ajustar (según su tipo constructivo) las aceleraciones g de trabajo.

Detectores de impacto bidimensionales

Como hemos visto en el post anterior existen una gran cantidad de detectores de impacto en el mercado, por ello, después de analizar en profundidad los dispositivos mecánicos en el siguiente post le llegará la hora a los de tipo electrónico.

Detectores de Impacto

En anteriores posts hemos tratado los distintos métodos para elegir un buen embalaje pero… ¿como podemos saber si nuestra mercancía, más o menos frágil, ha recibido algún impacto durante el transporte? Para este fin en el mercado existen varios dispositivos que captan dicho impacto y lo muestran de forma visible.

Ahora bien, primero tendremos que definir que tipo de detector necesitamos para nuestra mercancía, para ello debemos tener en cuenta el volumen y el peso. Estos dispositivos miden aceleraciones en uno o varios ejes (dirección y sentido) y para su tarado de funcionamiento se basan en la constante gravitatoria en forma de fuerza g.

Debemos tener en cuenta que la fuerza g es proporcional al peso de la carga, es decir si tenemos una carga de 1.000Kg y un detector de impacto para 10g, éste detectaría impactos resultantes superiores a: 1.000 Kg x 9,8 m/s² x 10 = 98.000 N = 10.000 Kg-Fuerza, mientras que para una carga de 10 Kg el mismo detector de impacto captaría impactos resultantes de 10 Kg x 9,8 m/s² x 10 = 980 N = 100 Kg-Fuerza.

De esta manera, vemos de forma sencilla que para pesos y volúmenes bajos necesitaremos detectores para fuerzas g “altas” y para pesos y volúmenes altos detectores para fuerzas g “pequeñas”. A continuación podemos observar una tabla de un fabricante que muestra el tipo de dispositivo en función del peso y del volumen:

Detector de

Una vez definido el impacto que queremos medir, ahora tendremos que seleccionar entre detectores que miden el impacto en un solo eje o detectores que lo miden en varios ejes para ello debemos tener en cuenta la dirección de los posibles impactos a los que pueda ser sometido la carga.

Detectores de impactoLa mayoría de estos detectores que hemos citado (de tipo mecánico) sólo son capaces de medir un sólo impacto (el primero que supere la tara) por lo que si necesitamos una monitorización más exhaustiva  de todo el proceso de envío existen otro tipo de dispositivos, en este caso electrónicos, con memoria no volátil que permite la grabación periódica de datos (incluso por debajo de 1g) así como la medida de otros factores como humedad relativa, intensidad lumínica (para detectar una apertura no deseada de la caja), temperatura, ….

Detector de impacto eléctronico

Como hemos visto en este post el catálogo de detectores de impacto es muy amplio, por lo que es necesario conocer que tipo de producto vamos a necesitar. Como resumen podemos clasificarlos por su forma constructiva como: mecánicos y electrónicos, y por su rango de funcionamiento como muy sensibles (1-15g), sensibles (15-37g) y poco sensibles (37-75g). Una vez seleccionado el dispositivo idóneo podremos saber de forma eficaz si nuestra carga ha viajado de forma “segura”.

Aplicación de elementos neumáticos en la fijación de cargas.

Para la fijación y ajuste de cargas se utilizan múltiples sistemas y elementos que garantizan que la carga sea lo más solidaria posible al sistema de transporte. Hoy nos vamos a centrar en los elementos neumáticos de fijación, siendo los más utilizados las bolsas de aires o airbags para embalaje.

 

Como ya hemos comentado en anteriores posts estas bolsas pueden estar fabricadas en diferentes materiales en función de su presión de funcionamiento y su resistencia a agentes externos ante posibles roturas.

Para definir de forma sencilla que tipo de airbag vamos a necesitar, debemos tener claro el volumen y peso de la carga a transportar (para definir la presión de trabajo del airbag) y el tiempo de funcionamiento de esta bolsa de aire. Una vez fijados estos parámetros debemos comprobar en la ficha técnica del fabricante si se adapta a nuestras necesidades.

Como ayuda, debemos saber que la mayoría de fabricantes cumplen la norma AAR boletín Nº9 (Association of American Railroads) la más extendida a nivel internacional, esta norma clasifica estos elementos neumáticos en 5 niveles en función de la presión de funcionamiento.

Como se muestra en la tabla, clasifica los distintos tipos de transporte en función de la presión de trabajo, esto es debido a  que esta norma contempla ensayos de presión después de 19 días permitiendo una perdida de carga no superior a 1psi. Es decir para transportes largos debemos utilizar generalmente bolsas de aire de nivel 2 o superior (más presión de trabajo).

Una vez definido el tipo de bolsa de aire que necesitamos debemos diseñar un sistema de cargas lo más homogéneo posible, utilizando estos elementos para ajustar las cargas. Este ajuste debe hacerse llenando el airbag a la presión tarada en el lugar donde se producirá el ajuste para de esta forma garantizar un correcto funcionamiento.

Finalmente como resumen, para una buena elección de este sistema debemos conocer la presión de trabajo del airbag, el tiempo de transporte y el acabado superficial (rafia, papel kraft,…) que soporte los posibles daños durante el transporte, con ello y consultando la norma aar seleccionaremos el nivel de airbag que necesitamos. Una buena elección en este sistema neumático garantizará un envío sin ningún sobresalto.

Plástico Burbuja

En el post de hoy vamos a desarrollar un elemento muy empleado en el embalaje, el film alveolar, más comúnmente conocido como plástico de burbujas.

 Este tipo de film puede ser empleado en el embalaje de objetos frágiles y de pequeño tamaño, como en el embalaje de piezas de uso industrial, así como aislante en sectores como la construcción.

Plástico 1

Este tipo de film es un material transparente y flexible, compuesto por láminas de plástico de  polietileno unidas entre sí por  métodos mecánico-térmicos, lo que permite la formación de las burbujas de aire, su principal característica, estas burbujas le aportan excelentes propiedades de amortiguación y de aislación.

 

Tipos de film burbuja

 

Film burbuja de 2 capas o Simple:

Plástico 2 Este tipo de film burbuja está compuesto únicamente por dos láminas de polietileno, lo que hace que su proceso de fabricación sea muy sencillo.

La primera lámina o capa empleada pasa por un cilindro agujereado que succiona a esta por presión, seguidamente se sella con la segunda capa por medio de calor, lo que hace que se creen las burbujas de aire.
Plástico 3

                                                     Cilindro agujereado

 

Film burbuja de 3 capas o Cerrado:

Plástico 4El film burbuja de 3 capas o cerrado está con puesto por 3 láminas de polietileno, lo que lo hace más resistente que el film simple.

El proceso de creación tiene pocas diferencias con respecto al film simple, la diferencia fundamental, como su propio nombre indica, es que se le añade una tercera lámina de polietileno por encima, creando una especia de segunda burbuja que amortigua los impactos, lo que hace que  este tipo de plástico sea más resistente y mejore sus propiedades.

Características del film burbuja.

 Espesor:

El film de burbuja se puede presentar en diferentes espesores medidos en gramos por m2

Espesor Tipo de Burbuja
30g/m2 Burbuja muy fina, más económica.
40g/m2 Burbuja comercial
50g/m2 Plástico de burbujas estándar y muy recomendable para todos los usos en embalaje
60g/m2 Pompas fuertes, uso profesional
70g/m2 Papel burbuja muy fuerte y resistente.
más de 80 Extrafuerte, no es muy común en el embalaje

 

Laminado:

Plástico 5

Plástico 6

 

Como usar el Film burbuja

Una de las preguntas más habituales a la hora de embalar productos con film burbuja es la disposición de las burbujas, es decir, si se pone la burbuja hacia dentro o hacía fuera.

Podemos pensar que es indiferente ya que el orden de los factores no altera el producto, pero no lo es.

A continuación os mostramos dos fotos con dos cajas embaladas con film burbuja una de ellas tiene la burbuja hacia fuera y la otra hacia dentro.

Como podemos observar en la primera foto en la que la burbuja esta  hacia fuera, entre burbuja y burbuja solo estamos protegiendo nuestro producto con una fina capa de film plano de polietileno, lo que hace que la protección  disminuya considerablemente, por otra parte las burbujas al estar de cara a la superficie están expuestas a todo tipo de golpes, rozaduras etc.  y podrían picharse fácilmente.

Si observamos la segunda foto  en la que el film burbuja está con la burbuja hacia dentro vemos que el objeto está completamente protegido y que las burbujas no corren el riesgo de pinchar.Plástico 7

Si en nuestros embalajes usamos film burbuja de triple capa no tendríamos ninguno de estos problemas ya que al crear una segunda burbuja es indiferente como se ponga el film, porque siempre va a aparecer una superficie plana arriba, con las burbujas colocadas debajo, lo que hace que están estén protegidas. El empleo de este tipo de film tendría un coste más elevado, ya que  tiene un proceso de fabricación más complejo.

Como conclusión final y después  de analizar en detenimiento el film alveolar, podemos observar la cantidad de posibilidades que nos ofrece un producto de uso tan común tanto el ámbito industrial como en el doméstico, por lo que en función de nuestras necesidades debemos de analizar qué tipo de film o que características debe de tener este para obtener los mejores resultados.